UN COVIDIO MUY QUERIDO

Hola!! Soy Covidio, soy el bebé de mi mamá. Ella se llama Uma. Nos rescató mi mamá y mi papá humanos de un final muy muy feo.

Mi papá trabaja en la Unidad Medica de Aislamiento del Covid, en la ciudad de Querétaro; por eso nos llamamos así: Uma y Covidio.

Llegamos a ese lugar después de caminar mucho y después de escapar de un lugar donde nos maltrataban. A mi mamá la usaban para tener muchos bebés; tuve muchos hermanos. Y a mí me usaban para que otros perros más grandes me mordieran y practicaran para las peleas

Mi mamá humana trabajaba en una veterinaria así que mi papá humano le dijo a mi mamá que fuera por nosotros, ya que nos querían echar a la calle. Mi perrimamá estaba muy triste y preocupada porque yo estaba muy malito, tenía una herida muy grande en mi cuello y cabeza, no tenía fuerzas, no me podía mantener de pie y solo estaba esperando para cerrar mis ojitos.

Cuando llego mi mamá humana me cargó y nos llevó a su trabajo. 

Cuando llegamos mi mamá le dijo al veterinario que nos salvara. Después de la evaluación del doctor, le dijo a mi mamá que yo estaba con choque séptico, o sea infección en mi organismo y si no me atendían en ese momento hubiese muerto ya que tenía muchísimas mordidas en todo mi cuerpo. 

Me pusieron unos drenajes para poder sacar toda la pus que tenía en mi cuerpo y tenía que estar hospitalizado.

Me tenían miedo porque les gruñía a todos, excepto a mi mami humana. Ella me cantaba, me explicaba lo que me hacían y me pedía por favor que mejorara pronto para irnos a casita. Mi perrimamá estuvo en pensión en otra clínica porque no nos podían tener juntitos.

A ella le hicieron muchos estudios porque pensaban que estaba embarazada y descubrieron que no, solo tenía su útero muy grande por todas las veces que tuvo bebés, pero estaba fuerte y estable. 

El día de mi segunda cirugía me esterilizaron y aprovecharon para quitarme el tejido muerto, dejándome un pedazo sin piel de aproximadamente 25 cm de diámetro. Probablemente me tendrían que operar pasando 3 semanas para poder cerrar un poquito mi herida. En ese momento a mi perrimamá Uma le salió una infección en su ojo y mi mamá humana la llevó al veterinario, le descubrieron una úlcera y probablemente podría perder su ojo así que le dieron muchas gotas y se las debían poner cada 4 horas. 

Aquí viene algo nada bueno: el veterinario me trataba muy mal y me decía cosas muy groseras como “perro podrido”, mi mami decidió cambiar de doctor y en lo que el nuevo veterinario llegaba a Querétaro, mami aprendió a hacerme las limpiezas y curaciones. 

Este veterinario sí me trataba bien y me quería mucho

Como fue muy difícil que hubiera hogar temporal para mi mamá y para mí donde estuviéramos juntos, mis abuelitos paternos nos prestaron el terreno que tienen a un lado de su casa y ahí estaríamos juntos mi mamá y yo. 

Pero un día llegó protección animal dispuestos a llevarnos a mi mamá y a mi, porque recibieron la denuncia de alguien que dijo que nos tenían abandonados y esa persona declaró ser testigo de como nos peleábamos mi mamá Uma y yo, cuando eso fue una completa falsedad. Mi abuelita se asustó y le llamó a mi mamá humana, ella habló con el inspector y logró que nos dejaran ahí y quedó de ir a dejar pruebas a la mañana siguiente. Mandaron a hacer lonas donde decían que estábamos recién rescatados, esto con el fin de que los vecinos no volvieran a denunciar.

En cada curación mami me daba un besito en mi parche y me decía lo guapo que me estaba viendo. A mi mami Uma también le daba besitos. 

Mis abuelitos nos consienten mucho, nos dan salchichitas de premio, nos pusieron una techito sobre nuestra casa por si llueve no nos mojemos y juegan con nosotros. Ahora ya mi perrimami está sana de sus ojitos y a mí ya casi se me cierra mi herida al 100%.

Agradezco siempre a nuestros papis y abuelitos humanos por el gran corazón que tuvieron y aun tienen, por querernos tanto y ser de los humanos que aun tienen la voluntad de rescatar seres que los necesitamos tanto.

Ahora conozco LA FELICIDAD 

#MiércolesDeHistoriasBonitas #CulturaDePaz #BienestarAnimalPuebla

6 Comments on “UN COVIDIO MUY QUERIDO”

  1. Gracias hay tanto animal que los lastima ellos necesitan amor y cuidados así. Omi ustedes deberían ser todos, cambiaron sus vidas y cambiarán las de ustedes,así como Dios los bendiga más en todos los aspectos….💝🙏

    1. Hermosa historia y un final feliz después de tanto sufrimiento, Dios bendiga a sus papis humanos y que tengan un hogar lleno de amor🙏💕🌹

  2. Hermosa lección de vida en la que no importa en que naturaleza se genere. !!! Té imaginas el mundo que viviríamos si todo ser humano protegiera al reino animal en lugar de destruirlo!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *