ELMO, EL PERRITO DEL PARQUE

¡Hola! Soy Elmo y les voy a contar mi historia:

Empezó antes del  quince de abril de 2018 pero se las voy a contar a partir de aquí porque fue el antes y después de mi vida.

Ese domingo un grupo de humanos llegaron como a las 7 de la mañana a un parque perruno de Puebla. Llevaban mesas, una carpa y un montón de cosas, yo iba persiguiendo a unos trabajadores que recolectaban basura y me acerqué a ver qué estaban haciendo los humanos.

No entendía qué pasaba pero había mucha gente y siempre me ha encantado jugar con todos, así que fui corriendo.

Estuve toda la mañana y tarde corriendo con otros perros, las personas me daban de comer y, de vez en cuando, me llevaban con dos humanas diciendo “hay un perrito perdido corriendo desde hace rato”. Las humanas preguntaban por micrófono si alguien iba con un perrito con collar rojo y lo había dejado suelto. No sabía que se referían a mí.

Dicen que se la pasaban buscando a mis dueños, pero jamás aparecieron.

Se terminó la tarde y empezó a oscurecer, seguía corriendo y hablando con otros perros hasta que vi que todos se amontonaban junto con perritos con ropa muy colorida, ¡era un concurso de disfraces!

Como no quería perderme la diversión, me acerqué corriendo y una vez más las humanas preguntaron si alguien venía conmigo pero nadie alzó la mano ni se acercó.

Terminó todo y las humanas me hablaron, me acerqué pero solo veía sus caras de preocupación preguntándose entre ellas qué iba a pasar conmigo. Preferí acostarme al lado de una de ellas porque el correr todo el día me había cansado.

Una de ellas dijo que podía llevarme a su casa aunque al principio lo dudó, pues acababa de morir su perrito y aún sentía la pérdida pero también me dijo que no podía dejarme solo en el parque, así que al final accedió y nos fuimos a casa.

En aquel entonces mi tamaño era pequeño, al hogar al que llegué vivían siete gatos y mi nueva familia pensó que crecería un poquito nada más pero en pocos meses empecé a crecer muchísimo junto con mi energía. 

Actualmente soy alto, mis patas traseras miden 73 centímetros y me han dicho que soy cruza de Pastor alemán y galgo, es por eso que soy muy delgado, tengo esos colores y puedo correr muy rápido (Y jugar más tiempo).

Me encantaba jugar con los gatos, agarrar juguetes, libros y todo lo que encontraba. Incluso una vez destruí el celular de la humana pero siempre me tuvo paciencia y medía el tiempo para limpiar y que no me regañaran.

Ahora soy más tranquilo, ya crecí y mis humanas han adaptado toda la casa a mí: han puesto algunos seguros, me regalaron un sillón enorme porque no cabía en las camitas para perro, me regalan juguetes todo el tiempo, salimos a pasear y a hacer amigos como siempre me ha gustado y hasta tengo una hermana Chihuahua.  

Me gusta pensar que el destino me colocó ese día en el parque para encontrarme con mi humana y unirme a la familia con mis hermanos gatos, mi hermana Chihuahua y la mamá de mi humana (que ahora es mía también). 

Soy Elmo y le digo a los perritos: no pierdan la fe, siempre hay un humano bueno que nos brinda su amor y su protección.

Síganme en mi Instagram: @elmolletepet o Elmo-llete

https://www.instagram.com/elmolletepet/

#MiércolesDeHistoriasBonitas #BienestarAnimalPuebla #SumandoHacemosMás

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *