El Gatito Negro de la Buena Suerte

Hoy en #MiércolesDeHistoriasBonitas:
EL GATO NEGRO DE LA BUENA SUERTE

¡Hola!, mi nombre es Rambo, tengo 8 años soy un gato negro de ojos amarillos y de patitas esponjosas, muy travieso, amoroso y muy protector; en esta ocasión tendré la oportunidad de contar mi historia de adopción y de vida a lado de mi humana Kika.

Todo comenzó a finales de Mayo del año 2012 cuando mi Kika se enteró por medio de una publicación en Facebook que mis hermanitos y yo estábamos en adopción, mi Kika al verla se enterneció y en ella surgió el ánimo de querer adoptar a una de mis hermanitas, su corazón le decía que sí pero su inexperiencia le decía lo contrario; como tal, nunca había tenido un gatito en casa, sólo aquellos gatitos que de la nada aparecían para pedir un poco de comida y un poco de amor, pero así como llegaban así se marchaban.

Toda la semana estuvo dando vueltas en su cabeza adoptar. Llegó el viernes y ese día fue a la veterinaria donde mis hermanitos y yo nos encontrábamos, nada ni nadie le haría cambiar de opinión.

Cuando llegó mi Kika al lugar, mis hermanitos y yo nos asustamos (jijiji), estábamos acostumbrados solo a ver a los médicos veterinarios y nos preguntábamos: -¿Quién es ella?-

Nos sacaron de un cuartito, mi Kika nos acarició y cargó, todos estábamos nerviosos, no sabíamos que pasaba, cuando mi Kika se acercó a mí supo que por ser negrito nadie me iba adoptar o quizás a caer en manos equivocadas, ella me tomó entre sus brazos y dijo que quería llevarme, que yo sería adoptado. ¡Me sentí muy feliz!

El trayecto a nuestra casa fue largo, mientras mi Kika pensaba qué nombre tendría, se le ocurrían tantos como Bagheera, Hercules, Silvestre, Rambo y muchos más; mientras, yo no paraba de llorar y mi Kika me decía que “todo va estar bien”; cuando llegamos, lo primero que hizo fue darme de comer y agüita, estuvo delicioso, después me hizo una bolita de estambre y me divertí mucho.

Y desde ese día hemos estado juntos, nada ni nadie nos separará; ella cree que me adoptó a mí, pero en realidad yo la adopté a ella; llegué a su vida en el momento indicado, cuando ella estaba por vivir momentos difíciles pero le he enseñado a estar tranquila y sin temores.
Me siento muy feliz porque tengo una casa, mucho amor, hago muchas travesuras y como mucho (jijiji).

Yo quiero dejar como testimonio que no por ser Gatos Negros damos mala suerte o un sinfín de supercherías que nos achacan, solo sabemos dar amor, ronroneos, ternura y pelitos en la ropa.

Respétenos si nos ven caminando por la calle, no nos hagan daño. #VivanYdejenVivir.
Espero les haya gustado mi historia, anímense a adoptar hay tantos gatitos y perritos con tanto amor incondicional que dar. ฅ^•ﻌ•^ฅ

Me despido con la siguiente frase:
Trae mala suerte que se te cruce un ser humano ignorante
-El gato negro-

#BienestarAnimalPuebla #CulturaDePaz

2 Comments on “El Gatito Negro de la Buena Suerte”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.